✅ Francia guillotina sus lenguas tradicionales

✅ Francia guillotina sus lenguas tradicionales

Francia guillotina sus lenguas tradicionales

Un duro varapalo para los defensores de la Ley Molac para la enseñanza de las lenguas “regionales” de Francia. En una decisión del 21 de mayo, el Tribunal Constitucional francés anula parte de la ley y sobre todo invalida el principio de la enseñanza por inmersión, la herramienta más eficaz para difundir estas lenguas hoy día en peligro de extinción.

Como ocurre con frecuencia en Francia, empezó como una tragicomedia y acabó de manera trágica.

El 21 de mayo, en pleno Día de la Diversidad Cultural, el Tribunal Constitucional (presidido por Laurent Fabius, que fuera Primer Ministro bajo presidencia de Mitterrand) dio a conocer su decisión sobre la ley Molac para la enseñanza de lenguas minoritarias, llamadas “regionales” en Francia. Y es poco decir que se recibió como un cubo de agua fría. Si bien el TC aceptó el artículo criticado por los 61 diputados que firmaron el recurso, que obliga a municipios vecinos a ponerse de acuerdo para dar salida a una demandq de enseñanza de una lengua regional (principalmente gracias a una compensación financiera) por otro lado, examinó el resto de la ley, e invalidó dos artículos muy importantes.

No a la inmersión.

En primer lugar, invalida el artículo 4, que prevé las condiciones en las cuales se puede realizar una enseñanza por inmersión, es decir una enseñanza en la propia lengua “regional” (método utilizado en las ikastolas en Euskadi, y también muy frecuente en Cataluña). Vale la pena estudiar los argumentos del TC al respecto:
El Tribunal Constitucional recordó que, en virtud de lo expuesto en el artículo 2 de la Constitución, es de uso obligado el francés por parte de las entidades de derecho público y de derecho privado cuando llevan a cabo un servicio público. Las personas físicas no se pueden prevalecer en sus interacciones con las administraciones y los servicios públicos, de ningún derecho a usar otra lengua que no sea el francés, ni tampoco se les puede obligar a hacerlo.

Recordó también que, según el artículo 75-1 de la Constitución, « las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de Francia ».

Se deriva de ello que si bien, con el fin de contribuir a la protección y a la promoción de las lenguas regionales, su enseñanza puede preverse en los organismos que ejercen el servicio público de educación o son asociados a él, es con la condición de respetar las exigencias arriba mencionadas del artículo 2 de la Constitución.
En este aspecto, el Tribunal Constitucional nota que resulta de los trabajos preparatorios de la ley recurrida que la enseñanza de una lengua regional por inmersión es un método que no se limita a enseñar dicha lengua, sino que consiste en utilizarla como lengua principal de enseñanza y como lengua de comunicación en la entidad.
Se deduce que, al prever que la enseñanza de una lengua regional puede hacerse en forma de una enseñanza por inmersión, el artículo 4 de la ley recurrida vulnera el artículo 2 de la Constitución.”
Se trata de una decisión muy grave que va mucho más allá que la propia ley, y ataca escuelas que vienen funcionando con la inmersión desde hace 50 años. El TC considera que la inmersión no se puede utilizar en entidades de enseñanza cuando son públicas (llevan a cabo un servicio público) o funcionan con un concierto (asociadas). La aplicación de esta decisión, conllevaría a eliminar cualquier subvención pública para escuelas que funcionen con la inmersión, lo que afectaría a más de 30.000 alumnos en Francia, sin mencionar a sus profesores, a las familias…

✅ Ley Molac : Francia no acaba de aceptar la diversidad lingüística

No a la « eñe » (y demás letras).

Por segundo lugar, el TC anula el artículo 9, que autorizaba el uso de signos diacríticos, para facilitar el uso civil de letras que no existen en el alfabeto francés, como la “eñe”. Si examinamos la argumentación:
“El TC estima que, al prever que menciones de actos del registro civil se pueden redactar con signos diacríticos, que no sean los empleados para la escritura de la lengua francesa, estas disposiciones otorgan a las personas físicas un derecho al uso de otra lengua que no sea el francés, en sus interacciones con las administraciones y los servicios públicos. Por ello, vulneran las exigencias arriba mencionadas del artículo 2 de la Constitución.”
Resumiendo, está prohibido utilizar letras que no existan en francés para nombres, apellidos, y demás. Un “Iñaki” debería pasar a llamarse “Inaki”. Este hecho, que parece anecdótico, sigue la larga lucha judicial a la que tuvieron que enfrentarse los padres del niño bretón llamado “Fañch” (Francisco en bretón). Si bien consiguieron llamar a su hijo con la “eñe”, la decisión del TC viene tumbar todo lo que habían ganado entonces.
Todo ello por culpa del famoso artículo 2 de la Constitución, que no hace más que indicar que “la lengua de la República es el francés”. Este artículo, introducido en el año 1992, aprovechando la modificación constitucional necesaria para la aprobación del Tratado de Maastricht y la creación de la Unión Europea, se presentó en aquel momento como un escudo contra la invasión del inglés. En práctica, se verifica que siempre ha sido utilizado en contra de cualquier evolución favorable para las lenguas minoritarias de Francia, como vuelve a ser el caso.

Una larga tradición francesa de odio.

Algunos pensarán que esta lucha contra lenguas minoritarias es una aberración reciente en la tradición democrática francesa. Sin embargo, no hay nada más ingenuo. La promoción del francés como único idioma superviviente en el país galo forma parte íntegra de la propia República. Durante la Primera República (1792-1804), se fijó el claro objetivo de acabar con las múltiples lenguas que existían en el territorio, con el fin de crear una patria única y libre. Decía el revolucionario abate Grégoire: “el federalismo y la superstición hablan bajo-bretón ; la emigración y el odio a la República hablan alemán ; la contrarrevolución habla italiano, y el fanatismo habla vasco. Rompamos estas herramientas de daño y de error.” Otro dirigente republicano, Saint-Just, decía por su parte: “no hay libertad para los enemigos de la libertad”. Se asumió abiertamente una república dictatorial fundamentada en un solo idioma y en la persecución de todos los que no pensaban lo mismo, aunque sea en una guerra civil, como en el Oeste de Francia, o por asesinos varios (hundiendo a miles de civiles dos por dos en el río Loira, lo que llamaban “bodas republicanas”).

Pero no se trata solo de la Revolución.

La Tercera República (1870-1940) es probablemente la que más daño hizo a la diversidad lingüística en Francia, entre obligar a los sacerdotes a hacer misa en francés, obligar a los alumnos a hablar en francés en las escuelas… En el primer caso, el castigo era financiero (se cortaba el sueldo del sacerdote), en el segundo, podía ser hasta físico, y siempre fomentando la delación. Se utilizaron estos métodos hasta muy tarde (algunos testimonios en zonas rurales hablan de los años 1980), y se extendieron a todas las colonias francesas, sobre todo en África.
La Quinta República (en vigor desde 1958) no está exenta de maltratos lingüísticos. No hay más que mencionar al Presidente Pompidou, que dijo: “no hay sitio para las lenguas regionales en una Francia cuyo destino es dejar huella en Europa”. No faltan los comentarios despectivos, altivos o absurdos acerca de las lenguas minoritarias. Dijo el Ministro de la Información Lorient Roger en 1969: “para que pueda ser entendido por todos, el programa en lengua bretona se emitirá a partir de ahora en francés.”
Al fin y al cabo, la decisión del TC sobre la ley Molac, por sorprendente que pueda parecer desde fuera, se inscribe perfectamente en una tradición muy francesa. Con la invalidación de la inmersión, es como si dijeran “para que la enseñanza de lenguas regionales pueda ser entendida por todos, se hará a partir de ahora en francés.”

Acción, reacción.

Aun así, el asunto sigue levantando pasiones. Al conocerse el recurso contra la ley, realizado por 61 diputados del partido “En Marcha” del Presidente Macron, cuyos diputados votaron en su inmensa mayoría a favor de la ley, hubo numerosas reacciones. Varios diputados intentaron disculparse, alegando que habían pedido retirar su firma. De nada sirvió, porque el TC validó las 61 firmas, sin retirar ninguna de ellas, aunque algunas no eran realmente manuscritas, según fuentes que accedieron al documento.
Se publicaron artículos en numerosos periódicos, y varias tribunas de opinión. Una de ellas, firmada por profesores de derecho, defendía la conformidad de la ley con la Constitución. La tribuna más importante fue publicada en la misma semana de la decisión del TC, firmada por 200 personas de alto nivel, científicos, políticos y artistas: el científico Yves Coppens, Jean Jouzel y Erik Orsenna, miembros de la Academia francesa, Jean-Jacques Urvoas, antiguo Ministro de Justicia…
Pero no sirvió, Francia siguió aplicando el patrón de siempre.

¿Agur Ikastolak?

Habrá que ver qué consecuencias prácticas trae la decisión en el sistema educativo. Además de haber resultado muy eficaz para transmitir lenguas que ya casi no existen en el espacio público, la enseñanza por inmersión también ha podido competir plenamente con el sistema educativo francés tradicional: durante varios años, el instituto con los mejores resultados de toda Francia en el bachillerato no era uno de los barrios burgueses de París, sino el liceo por inmersión en bretón de Carhaix, una pequeña ciudad de 10.000 habitantes en el centro de Bretaña. Quizás la élite política francesa, que tan poco tiene que ver con Carhaix, o con la “periferia” francesa en general, haya sentido celos o rabia, y haya aprovechado una oportunidad para borrar la humillación… Ahora, escuelas como la de Carhaix están en claro riesgo de desaparecer del mapa sin tener acceso a fondos públicos.
Está por ver si la movilización ciudadana que tuvo lugar entre abril y mayo sigue viva. Teniendo en cuenta que se acercan muchas elecciones, pueden ser tiempos muy convulsos.

Previous ✅ En Bretagne, jusqu'à quand allons-nous subir sans bouger ? par Alan LE CLOAREC
Next ✅ Manifeste pour les langues de Bretagne, par Bretagne Majeure.

Á propos de l'Auteur

NHU Bretaña
NHU Bretaña 2 posts

NHU Bretaña Explicar a los hispanohablantes de todo el mundo qué es Bretaña para nosotros. Si es un bilingüe francés-español o español-francés, únase a nosotros para redactar nuevos artículos y/o traducir artículos ya publicados en francés en la web de NHU Bretagne, la versión en francés de NHU

Lisez les autres articles de cet Auteur ...

Vous pourriez aussi aimer

« Nous sommes en train de nous habituer à l’intolérable. »

Vingt députés bretons viennent de publier une tribune intitulée : « Nous sommes en train de nous habituer à l’intolérable«  Nous reprenons leurs propos et les adaptons librement. Nous ne serons

Réunification de la Bretagne : 100000 signatures, et après ?

La réunification ne se fera pas en militant dans l’entre soi. Bretagne Réunie a aujourd’hui rassemblé plus de 85000 signatures de citoyens de Loire Atlantique pour obtenir une consultation sur

✅ Le Roi Salomon de Bretagne, après Nominoë et Erispoë

Le Roi Salomon va régner dix sept ans. Pendant ses dix sept ans il va aussi poursuivre les Vikings et réussir à les chasser définitivement de la Bretagne. Parfois avec

Commentaires

Pas encore de commentaires ?

Vous pouvez être le premier/la première à commenter ce post.

Laissez votre réponse